Sin importar las características que te conforman como ser humano, vivir en un estado pleno tiene más que ver con nuestra actitud ante la vida que con los recursos que contamos.

Podemos tener todo lo que el dinero y el éxito pueden comprar, sin embargo eso no garantiza que internamente nos sintamos plenos, felices y viviendo una vida dichosa. La felicidad no depende de agentes externos, la felicidad es una actitud interna, una forma de ver la vida.

¿Con qué ojos la miras? En este momento estamos viviendo una situación mundial que jamás imaginamos, el pánico está en el aire. A pesar de ello, siempre tenemos opciones, podemos elegir unirnos al pánico colectivo, permitir que a causa del miedo y el estrés nuestro sistema inmune se vea comprometido y nuestras defensas bajen o podemos reconocer que estamos pasando por una situación que requiere de toda nuestra atención, que hay medidas que requerimos tomar, y recibir este momento desde un espacio de calma interna, en gratitud total por existir en este mundo, contando nuestras bendiciones (a pesar de la situación actual, si miras con detenimiento, verás que cuentas con muchas).

Es de suma importancia que sepas que a pesar de cualquier circunstancia adversa, podemos elegir ser felices. Hacer lo que tenemos que hacer sin sufrirlo, mantenernos vibrando en amor en lugar de en miedo, y elegir florecer en cualquier situación.

La primavera ya casi comienza, y así como las flores siguen floreciendo sin importar el clima, nosotros también podemos hacerlo sin importar la situación que vivimos. Elige la luz dentro de estos momentos de obscuridad, elige brillar, elige el amor, el bienestar y elige cada día elevar tu frecuencia vibratoria y mantener tu sistema inmune arriba.

Deseamos que en este tiempo vuelvas a casa, a tu corazón, y conectes con tu luz interna, que tu brillo nunca se opaque.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here