Cuando decimos “me duele el corazón” o “se me rompió el corazón”, no hablamos en sentido literal, aunque físicamente se siente una ruptura en esa zona, en realidad nos referimos a la parte emocional, esa que se siente en el pecho cuando algo no marcha bien.

Cuando lo permitimos, el corazón es el que nos guía. Esta guía no necesariamente tiene que ver sólo con el romanticismo, sino también con la intuición, la energía y con la sabiduría interna que todos tenemos. Dicen por ahí que el corazón no se equivoca. Es el ego y la mente los que en ocasiones se interponen y no nos permiten escuchar con claridad al corazón.

Nuestro corazón siempre va a buscar la felicidad, la libertad, la alegría y todo lo que hace que nuestro cuerpo completo vibre y nuestra energía se eleve. 

Hemos ligado al corazón físico con el amor, ambos son la base de la vida. Lo contrario del amor, no es el odio sino el miedo. El miedo es eso que nos detiene y no nos permite vivir. Cuando ponemos amor en la ecuación, entonces el miedo comienza a disiparse, en un corazón inundado de amor lo que hay es certeza de que la vida es magnífica, de que el Universo provee todo lo que requerimos y que nuestra misma existencia es parte intrínseca de esta energía.

El amor no duele, y si duele, no es amor, es ego, apego. El amor no tortura, sino todo lo contrario, alimenta a todo nuestro Ser de una energía vibrante. Dicen que el amor todo lo puede, que trasciende barreras, y es que es una energía tan potente, que cuando estás vibrando en ella no ves imposibles, sólo ves posibilidades. Si comenzamos a elevar nuestra vibración a la del amor, entonces abrimos nuestro corazón y nos permitimos recibir toda la magia del Universo que siempre ha estado allí esperando que nos demos cuenta y le abramos la puerta.

Cuando vives poniéndole la energía del amor a todas las situaciones en tu vida, fluyes desde un espacio diferente, más potente. Por algo dicen que hagas lo que te dicte el corazón, porque su fuerza no tiene límites. Conecta con esta energía y permítete descubrir lo que puede contribuir a tu vida si la dejas entrar.

Foto por: Darius Bashar

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here