Debido a que la energía nunca se pierde y simplemente cambia de forma, los problemas emocionales, patrones, traumas que nuestros ancestros no resolvieron pueden quedarse merodeando en nuestro campo energético creando bloqueos y desequilibrio.

Estar conscientes de las conexiones positivas y negativas con nuestro linaje y lograr identificar los patrones y emociones no resueltos, es un buen comienzo para sanar esa energía del pasado en el presente teniendo un impacto positivo en futuras generaciones. Es limpiar la energía que veníamos arrastrando y que ya no nos corresponde, hacemos esto para no seguirlo perpetuando y así, poder crear nuestra vida a partir de una nueva perspectiva, libertad psico-emocional y energética.

No todo lo que viene de nuestros ancestros son bloqueos, ellos también nos dejan grandes enseñanzas, tesoros, tradiciones, remedios, valores, talentos, fortaleza, sabiduría, y nos conectan con nuestras raíces

Es importante honrar, agradecer y reconocerlos para poder sanar. Al honrarlos, agradecerles y reconocerlos a ellos, nos estamos honrando, agradeciendo y reconociendo a nosotros mismos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here