El sonido, es una parte fundamental de nuestras vidas desde el inicio. La respuesta a sonidos y música, comienza en el vientre, los bebés pueden escuchar sonidos externos y son capaces de detectar el ritmo en la música y responder a ella.

Cuando la música o el sonido es placentero, nuestro cuerpo libera endorfinas, dopamina y serotoninas, las cuales tienen un efecto automático sobre nuestras emociones y estado de ánimo. La música y el sonido son muy poderosos, tienen la habilidad de comunicar, cambiar cómo nos sentimos, pensamos, actuamos, y también tienen el poder de sanar. Despiertan en nosotros recuerdos, emociones, sensaciones, y pueden transportarnos a otro espacio.

La música es parte de nuestra vida, la usamos como una forma de entretenimiento, expresión, celebración, esparcimiento y comunicación. Incluimos la música en diversos momentos de nuestra vida, y también, tal vez sin saberlo, la hemos usado para sanar.

Imagina ¿cómo sería una película de suspenso sin la música que la acompaña?, ¿cómo sería ver una película sin el sonido ambiental? La música, el sonido y las vibraciones que provocan nos ayudan a conectar en diversos niveles, a comunicar lo que con palabras no podemos, y a mover nuestra energía.

Todo el Universo está en estado de vibración, incluyendo nuestro cuerpo. Cada órgano, hueso, célula, molécula y cualquier otra parte del cuerpo y su campo energético, tienen una frecuencia vibratoria sana. Cuando hay enfermedad, es porque la vibración en esa parte de nuestro cuerpo no está en sintonía

Cuando no somos capaces de resonar con una parte de nosotros mismos o nuestro entorno, es posible que terminemos enfermos. Esto es porque la frecuencia sana, se cambia a una frecuencia que vibra en desarmonía creándose así la enfermedad. A través del sonido y de nuestras propias voces, podemos proyectar la frecuencia correcta a la parte que está enferma y así elevar su vibración para sanar.

Existe la musicoterapia, que es el uso de la música para mantener, mejorar y recuperar la salud emocional, física y optimizar la calidad de vida. Así como la Sonoterapia que es una disciplina muy antigua que utiliza la voz e instrumentos musicales para generar determinadas vibraciones que repercuten de forma beneficiosa en nuestro organismo.

Los instrumentos más utilizados en la Sonoterapia son:
La voz: es uno de los más poderosos.
Canto de mantras: cada mantra tiene una vibración e intensión distinta.
Cuencos y campanas tibetanas: cada uno produce un sonido y vibración diferente. 

El objetivo de ambas terapias es equilibrar nuestro sistema energético y así poder lograr una comunión con nuestro cuerpo y su buen funcionamiento, con nuestras emociones en equilibrio y nuestra energía vibrando en la frecuencia adecuada para tener bienestar. En Kalia, estamos conscientes de esto y es por ello que cada uno de nuestros Llamadores de ángeles, está creado especialmente para producir un sonido con frecuencias que nos llevan a sentirnos en paz y armonía.

Encuentra un llamador ideal para ti:https://shop.kalia.com.mx/82-llamadores-de-angeles
Puedes encontrar cuencos y campanas tibetanas en nuestra tienda en línea: https://shop.kalia.com.mx/77-linea-tibetana

Foto por: Andressa Voltolini

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here