Tener la vida de nuestros sueños sí es posible si somos capaces de reconocernos como los Seres creadores y potentes que somos. ¿Qué pasa cuando no nos reconocemos con la potencia que nos ha sido otorgada? El resultado es una vida con carencias de cualquier tipo. Una parte muy importante para crear la vida que deseamos es saber, creer y experimentar con todo nuestro Ser que todas las maravillas que imaginamos son el regalo Divino que nos han otorgado desde el momento de nuestra creación.

Si lo puedes imaginar/visualizar/pensar/soñar/desear, sin duda alguna algo en ti sabe que lograrlo es posible. Somos Seres Divino-humanos, y como tales, podemos disfrutar toda la gama ilimitada de posibilidades que el Universo nos ofrece, parte de lo que nos permite tenerlo o no, es estar dispuesto a recibirlo, sin necesidad de pasar primero por un proceso de culpa o sacrificio mal entendido para sentir que lo hemos ganado, es recibirlo desde un espacio de gratitud , reconociendo que el Universo está dispuesto a dártelo.

Cuando no estamos dispuestas a recibir, generalmente es porque olvidamos que todo lo que hay en el Universo es parte de nuestra herencia divina. Es por ello que es primordial que sepas quién eres, lo que te gusta y no de ti, que te aceptes como eres, y comiences a enamorarte de ti. Es más sencillo lograr la vida que deseas cuando en tu interior hay paz, cuando no estás en guerra constante contigo mismo y estás dispuesto a recibir con los brazos abiertos los constantes regalos que el Universo nos da.

Aceptarte y amarte no quiere decir que ya estás condenado a nunca cambiar, quiere decir que así tal cual como estás, te amas a pesar de lo que sea, porque reconoces la divinidad en ti, y entonces te permites seguir fluyendo y cambiando pero desde la permisión, la amabilidad, el no juicio y la gratitud por ser quien eres.

Crea la vida que deseas a partir del amor que te tienes a ti y la gratitud con todo lo que hay en tu vida. Cuando creamos desde el amor y la gratitud, nuestras peticiones al Universo son escuchadas con mayor claridad, porque ya no hay una lucha interna, ya sólo hay un amoroso fluir y entonces podemos permitirnos recibir todos los regalos que esta vida tiene para darnos. Este nuevo año enamórate de ti.

Foto por Allef Vinicius

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here