Una madre es aquella que tiene hijos, pero también es aquella que crea proyectos, ideas, aquella que permite que la energía fluya a través de sí misma y desde lo más profundo de su ser engendra bellas creaciones, incuba, da vida, nutre y expande todo a su paso.​​

Si nos miramos en el espejo de La Madre Tierra, ¿qué le podemos aprender?​​ La Madre Tierra es magnificente, no nos juzga, simplemente nos sostiene, a pesar de lo que sea. Nos acoge, nos protege y provee de todo lo que podemos necesitar. Sin importar lo que hagamos, nunca nos da la espalda, nos ama. Ella cambia, se modifica, evoluciona, pero siempre nos nutre y nos permite seguir creando y experimentando nuestra humanidad. ​​

Nos brinda los paisajes más hermosos, los alimentos más exóticos, lugares mágicos, majestuosos, y un gran lienzo para crear y transformar nuestras vidas. ¿Qué podemos crear en esta Tierra, que se asemeje a todo lo que ella nos da?, ¿de qué forma, podemos contribuirle de vuelta y nutrirla como ella nos nutre a nosotros?​​

Seamos una gran contribución, tan potente y amorosa como una madre puede serlo. Honremos desde la consciencia lo que ello representa. Celebremos esta vida, celebremos a las madres y celebremos esta oportunidad para conectar con la energía de la creación. No importa qué signifique eso para ti, permítete gozar esta energía y desde ahí nutrirte a ti y a todo lo que te rodea.​​

Foto por: Jon Flobrant

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here